Imagen de fondo

Presentamos el IVA de las ventas por Internet

Presentamos el IVA de las ventas por Internet

Hoy en día Internet se ha convertido en un aliado de gran utilidad para las empresas, puesto que les permite vender sus bienes y servicios sin límites horarios ni temporales. Las de nuestro país no son una excepción.

Sin embargo, has de tener en cuenta que las ventas por la Red no están exentas de cumplir con las obligaciones tributarias correspondientes. Por consiguiente, te conviene conocer qué principios fiscales se les aplican. Toma nota de ellos.

¿Cuándo se considera que las ventas se enmarcan en los servicios electrónicos?

A día de hoy, son numerosas las empresas que venden sus productos o servicios desde sus páginas web. No obstante, a veces nos referimos a bienes o servicios que no solo pueden ser adquiridos vía Internet. Es posible comprarlos online, pero también se dan otras opciones, como las relativas a hacerlo en una tienda o por teléfono.

Así que lo primero que tenemos que hacer es distinguir este tipo de ventas de los denominados servicios electrónicos. Si, por ejemplo, puedes contratar un viaje tanto por teléfono como por una página web, se aplicará a la operación el régimen general del Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA).

Este régimen del IVA también se tendrá en cuenta cuando los clientes de esta clase de servicios se encuentren en el extranjero.

El IVA de las ventas a particulares extranjeros

Por último, nos interesa especialmente destacar que las ventas de productos que se comercializan por la Red a consumidores del resto de países de la Unión Europea van a llevar siempre incorporadas el IVA. Pero, eso sí, ten en cuenta que el IVA que tendrás que repercutir en estos supuestos va a depender de la totalidad de las ventas que cada año hagas a cada territorio comunitario concreto.

En primer lugar, acuérdate de que vas a tener que repercutir el IVA español en estas operaciones. Pero es posible que el volumen de estas ventas supere unos límites determinados. En este sentido, cada Estado establece unos propios. Es entonces cuando se va a aplicar el conocido como Régimen Especial de Ventas a Distancia.

En la línea de este último régimen, la firma que realice la venta va a haber de repercutir el IVA exigido en el Estado de destino del producto. Además, tendrá que ingresarlo en su Administración Tributaria. Así que no olvides que la firma que lleve a cabo la venta se dará de alta como sujeto pasivo del IVA del territorio de destino.

Lo hará, por otro lado, si a lo largo del vigente año o del anterior ha sido rebasado el límite fijado en el Estado de destino.

En definitiva, si las ventas por Internet forman parte de tu negocio, no te equivoques con la repercusión del IVA.

Publicado el 06/12/2019 19:34